Slider
“No debe enaltecerse quien ama a su patria, sino quien ama al mundo entero.
La Tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos.”
BAHÁ'U'LLÁH
“El mejoramiento del mundo solo puede lograrse por medio de hechos puros y hermosos, por medio de una conducta loable y correcta”
BAHÁ'U'LLÁH
Slider

Bienvenido

En un momento de rápidos cambios en el mundo de hoy, la humanidad necesita una visión unificada de la naturaleza y el propósito de nuestras vidas y del futuro de nuestra sociedad. Tal visión se desarrolla dentro de las escrituras de Bahá’u’lláh, el Profeta Fundador de la Fe Bahá’í.

La comunidad bahá’í de las Islas Canarias está explorando las enseñanzas espirituales de Bahá’u’lláh con personas de todos los orígenes y está aprendiendo cómo esta visión de la unidad de la humanidad, expresada por el principio de unidad en la diversidad, puede traducirse en acción, para un mejoramiento del mundo.

FE BAHÁ'Í

1407.DER_9140

 

CREENCIAS

1407.DER_8976

 

EN ACCIÓN

Que-hacemos-bahai-canarias

 

BICENTENARIO DEL BÁB

Terraza_el bab

 

«flores de un solo
jardín, hojas de
un único árbol»

Una sola familia humana

La convicción de que toda persona pertenece a una sola familia humana constituye un principio fundamental de la Fe bahá’í. Todos somos ciudadanos y corresponsables de un solo planeta. La creciente conciencia de nuestra herencia e interdependencia compartida nos permiten laborar en aras de la unidad en la diversidad. Los escritos bahá’ís afirman que somos «flores de un solo jardín, hojas de un único árbol» y que compartimos un propósito común: el de llevar adelante una civilización material y espiritual en continuo progreso.

Al proclamar la unidad de la humanidad, Bahá’u’lláh nos emplazó a desembarazarnos de todas las causas de divisiones que mueven a las personas a contraponer un «nosotros» frente a un «ellos».

Una sola familia humana

1407.DER_8914

La convicción de que toda persona pertenece a una sola familia humana constituye un principio fundamental de la Fe bahá’í. Todos somos ciudadanos y corresponsables de un solo planeta. La creciente conciencia de nuestra herencia e interdependencia compartida nos permiten laborar en aras de la unidad en la diversidad. Los escritos bahá’ís afirman que somos «flores de un solo jardín, hojas de un único árbol» y que compartimos un propósito común: el de llevar adelante una civilización material y espiritual en continuo progreso.

Al proclamar la unidad de la humanidad, Bahá’u’lláh nos emplazó a desembarazarnos de todas las causas de divisiones que mueven a las personas a contraponer un «nosotros» frente a un «ellos».

Noticias recientes