Conceptos
básicos

La humanidad ahora está llegando a la mayoría de edad. Es esto lo que hace posible la unificación de la familia humana y la construcción de una sociedad pacífica y global. Entre los principios que promueve la Fe Bahá’í como vitales para el logro de este objetivo están:

  • El abandono de todas las formas de prejuicio.
  • Asegurar la plena igualdad de oportunidades de mujeres y hombres.
  • La revelación progresiva de la verdad religiosa.
  • La eliminación de los extremos de pobreza y riqueza
  • El carácter central de la justicia en todos los ámbitos humanos.
  • La importancia de una educación universal.
  • La responsabilidad de cada persona de buscar independientemente la verdad.
  • El establecimiento de una comunidad mundial de naciones
  • Reconocimiento de que la verdadera religión está en armonía con la razón y la búsqueda del conocimiento científico.
  • la nobleza inherente del ser humano.

Los escritos sagrados

«Sumergíos en el océano de Mis palabras, para que descifréis sus secretos y descubráis todas las perlas de sabiduría que se hallan ocultas en sus profundidades».

Los bahá’ís consideran que los escritos del Báb y Bahá’u’lláh son revelación de Dios. En tanto Palabra creadora de Dios, estos escritos sagrados poseen el poder de alcanzar los entresijos más profundos de nuestros corazones y de transformarnos a nosotros y al mundo entero. Los escritos bahá’ís abordan las necesidades de la época, ofreciendo inspiración a las personas para que procuren mejorarse a sí mismas y a sus comunidades. Bahá’u’lláh intimó a Sus seguidores a que leyeran a diario los escritos sagrados: «Sumergíos en el océano de Mis palabras, para que descifréis sus secretos y descubráis todas las perlas de sabiduría que se hallan ocultas en sus profundidades».

La Alianza y el Orden Administrativo

La unidad, el imperativo de esta época, constituye el corazón mismo de las enseñanzas bahá’ís. Si bien en el pasado las comunidades religiosas se mostraron en desacuerdo sobre la cuestión de la sucesión y se dividieron tras el fallecimiento del Mensajero de Dios, Bahá’u’lláh (fundador de la Fe Bahá’í) puso en marcha un sistema que asegura la continuidad de la guía y preserva para el futuro la organización y la integridad de la comunidad bahá’í, un concepto esencial conocido entre los bahá’ís como la Alianza. En Sus escritos, Bahá’u’lláh designó a Su hijo primogénito, ‘Abdu’l-Bahá, como cabeza de la Fe y sucesor Suyo. ‘Abdu’l-Bahá, a su vez, designó como cabeza mundial de la Fe en su testamento a su nieto Shoghi Effendi.

Bahá’u’lláh también proporcionó las bases que regirían la futura sucesión de la autoridad mediante el despliegue de un orden administrativo que, Este Orden Administrativo abarca tanto instituciones elegidas como designadas: en el plano local, nacional e internacional (la Casa Universal de Justicia, que tras el fallecimiento de Shoghi Effendi, es la Institución a la que se vuelven todos los bahá’ís en el mundo y que actúa como cabeza de la Fe).

Las elecciones, carentes de sesgo partidario (sin nominaciones ni campañas) y llevadas a cabo mediante voto secreto, así como la toma colectiva de decisiones, aportan el sello distintivo a la administración bahá’í. Estos y otros principios constituyen un modelo para la gobernación justa y unificada del mundo.

Conceptos básicos

Bahai-01

Orígenes

origenes-fe bahai

La Fe Bahá'í en Canarias

HISTORIA DE LA FE BAHÁ'Í EN CANARIAS