En qué creen los bahá'ís

La Fe bahá’í fue fundada por Bahá’u’lláh en el siglo XIX. Los bahá’ís, que son seguidores de Bahá’u’lláh, se esfuerzan por aplicar Sus enseñanzas a sus vidas diarias. Los bahá’ís creen que Bahá’u’lláh es un educador divinamente inspirado, confiado por Dios para entregar su mensaje a toda la humanidad. Los bahá’ís también reconocen al Báb como otro educador divinamente inspirado, cuyo propósito era preparar a la humanidad para la llegada de Bahá’u’lláh.

Tanto el Báb como Bahá’u’lláh son considerados por los bahá’ís como Manifestaciones de Dios, seres perfectos a quienes Dios envía a la humanidad para revelar su voluntad y propósito. Aunque nunca podemos conocer la esencia de Dios, a través de las Manifestaciones podemos discernir Sus cualidades y atributos.

fggg

La Fe bahá’í comenzó con la misión confiada por Dios a dos Mensajeros divinos – el Báb y Bahá’u’lláh. Hoy, la unidad distintiva de la Fe que Ellos fundaron se deriva de las instrucciones explícitas dadas por Bahá’u’lláh para asegurar que Su guía continuara después de Su fallecimiento

Leer más…

La Revelación de Bahá’u’lláh afirma que el propósito de nuestras vidas es conocer a Dios y alcanzar Su presencia. Nuestra verdadera identidad es nuestra alma racional, cuya voluntad y poderes de comprensión nos permiten mejorarnos continuamente a nosotros mismos y a nuestra sociedad. Caminar un sendero de servicio a Dios y a la humanidad da sentido a la vida y nos prepara para el momento en que el alma se separa del cuerpo y continúa su viaje eterno hacia el Creador.

Leer más…

Los Escritos bahá’ís explican que la realidad de Dios va más allá de la comprensión de cualquier mente mortal, aunque podemos encontrar expresiones de Sus atributos en todas las cosas creadas. A lo largo de los siglos, ha enviado una sucesión de Mensajeros Divinos, conocidos como Manifestaciones de Dios, para educar y guiar a la humanidad, despertando en poblaciones enteras las capacidades para contribuir al avance de la civilización en medida que nunca antes fue posible.

Leer más…

La realización del principio de la unidad de la humanidad es a la vez el objetivo y el principio operativo de la revelación de Bahá’u’lláh. Bahá’u’lláh comparó el mundo de la humanidad con el cuerpo humano. Dentro de este organismo, millones de células, diversas en forma y función, desempeñan su papel en el mantenimiento de un sistema sano. Del mismo modo, las relaciones armoniosas entre los individuos, las comunidades y las instituciones sirven para sostener la sociedad y permitir el avance de la civilización.

Leer más…

Las enseñanzas de Bahá’u’lláh son muy amplias en su alcance, y exploran temas tales como la naturaleza y el propósito de la Revelación, la nobleza inherente del ser humano, el desarrollo de cualidades espirituales, y las interacciones de la humanidad con el mundo natural. Los Escritos bahá’ís también están colmados de referencias a la paz universal—«la meta suprema de toda la humanidad»—así como de explicaciones de los principios sociales con lo que esta paz se halla asociada.

Leer más…

Mientras que numerosas tradiciones religiosas y filosóficas enseñan que las mujeres deben estar subordinadas a los hombres en ciertos aspectos de la vida social, o incluso que su naturaleza es inferior a la de los varones, la Fe bahá’í enseña la igualdad entre hombre y mujeres. Tanto Bahá’u’lláh como ‘Abdu’l-Bahá recalcaron que las mujeres tienen todas las aptitudes intelectuales de los hombres y que en el futuro demostrarían su capacidad para conseguir grandes logros intelectuales y científicos en todos los aspectos de la actividad humana.

Leer más…

Una fuente importante de conflicto y desunión en el mundo actual es la extendida opinión de que hay una posición básica entre ciencia y religión, que la verdad científica contradice la religión en algunos puntos y que debemos escoger entre ser una persona religiosa y creer en Dios, o ser un científico y seguir los dictados de la razón. Las enseñanzas bahá’ís subrayan la unidad fundamental entre ciencia y religión. Este enfoque está implícito en la afirmación de ‘Abdu’l-Bahá que la verdad (o la realidad) es una sola pues en tal caso no es posible que algo sea falso desde el punto de vista científico y verdadero desde el punto de vista religioso.

Leer más…

Bahá’u’lláh afirmó que la inteligencia y la capacidad de razonamiento del hombre son un don de Dios. La ciencia es el fruto de nuestro uso sistemático de estos poderes otorgados por la divinidad. Las verdades de la ciencia son, por tanto, verdades “descubiertas”. Las verdades de la religión profética son verdades “reveladas”, es decir, verdades que Dios nos ha mostrado sin que hayamos tenido que descubrirlas por nosotros mismos. Los bahá’ís consideran que es el mismo y único Dios tanto el autor de la revelación como el creador de la realidad que la ciencia investiga, así pues, no puede haber contradicción entre ambas.

Leer más…

Asociaos con todas las religiones en espíritu de amistad y concordia

Bahá’u’lláh